BLANCA SARASUA: SEIS POEMAS DEL LIBRO STOP


Blanca Sarasua: Stop
Ediciones Vitrubio, Madrid, 2019.
94 págs.

                              1
Aprendiendo a vivir almacenas errores,
y garabateas la existencia sin saber que se escapa de las manos.
Antes de lo pactado se desovilla el tiempo,
el tramposo, solo habla para decir adiós.
Y la vida se encarga de cortar la alegría
en trozos desiguales,
cree que tiene la última palabra.
Guardo un juego de llaves aunque ella no lo sepa
y pienso resarcirme todavía
antes de quedarme desfechada.


                   2
Se pone serio el parque.
Un viejo se acerca renqueando
y se abriga hacia el sur.
Le falta información.
Dónde queda el buzón para su carta
hacia la lejanía,
y cuándo la ignorancia retirará sus cercas.
La muerte, en el silencio de las sombras,
le espera en su refugio.
Así que aprovecha la inocencia del sol.

Un gorrión pide audiencia y se cuentan su vida.
Y merece la pena.
señor.


                3
Y quién nos manipula.
Sí. Somos dueños de una copia
de este mundo virtual que nos rodea
pero, en qué caja fuerte, dónde el orignal.
Las ideas vuelan solas, tropezándose
por las liquidaciones de los ripios
que buscan liberarse de esa luz peligrosa
que enseña demasiado.
Alza el vuelo una de ellas de alas incipientes.
Para que no resbale, silencio hasta que crezca.


                                      4
Cuando en el pensamiento irrumpen las polillas
solo queda abrigarte con tus palabras sueltas.
Perdón por no plancharme las arrugas,
se trata de mi tiempo y me han servido.
Un veloz tobogán me espera todavía.

Ahora, que prima el bótox, qué pocos reconocen mi belleza
pero son suficientes.
Visita a la farmacia.
¿Tienen un analgésico para el dolor de ideas?

Quiero una ermita para mis poemas
porque en las catedrales hace frío.


                          5
Enamora esa ola, ¿y ya declina?
DeI día solo he visto su existencia en preludio,
luego desaparece en su borrasca,
desafinan sus truenos.
Su mirada, una ortiga.
Se presenta el chasquido de los huesos,
llama sin avisar, su violencia se ensaña
y a nadie le preocupa.
Dónde está ese brocal para asomarse
en su agua detenida.
Solo quiero asomarme
y removerla.

                          6
Tres vueltas al parque y consigo una tregua.
Está todo, la brisa y su plegaria,
la vibración del tiempo, sin un grumo,
el cielo que discute con las nubes, inoportunas siempre,
las arias de los pájaros,
los árboles reinando entre la hierba,
sin perder, sometida, su dignidad de hierba.
No hay mejor diccionario.
Existe todo menos la palabra.
Para qué.






Entradas populares de este blog

JOSEBA SARRIONANDIA: 7 POEMAS (versión en castellano)

ITZIAR MÍNGUEZ

Beñat Arginzoniz